rss feed Imprime esta páxina Envía esta páxina
Yolanda Herranz. Somos el destello de una mirada (I), 2020. Foto: cortesía de la artista
Yolanda Herranz. Somos el destello de una mirada (I), 2020. Foto: cortesía de la artista
Yolanda Herranz. Somos una duda permanente (III), 2020. Foto: cortesía de la artista
Yolanda Herranz. Somos una duda permanente (III), 2020. Foto: cortesía de la artista
Yolanda Herranz. Somos la llama que abrasa (VII), 2020. Foto: cortesía de la artista
Yolanda Herranz. Somos la llama que abrasa (VII), 2020.Foto: cortesía de la artista
Yolanda Herranz Somos una prolongada espera (VIII), 2020. Foto: cortesía de la artista
Yolanda Herranz Somos una prolongada espera (VIII), 2020. Foto: cortesía de la artista
Yolanda Herranz. Querer tenerte Saber quererme, 2005. Foto: cortesía de la artista
Yolanda Herranz. Querer tenerte Saber quererme, 2005. Foto: cortesía de la artista
Yolanda Herranz.Tener lo que quieres Querer lo que tienes, 2005. Foto: cortesía de la artista
Yolanda Herranz.Tener lo que quieres Querer lo que tienes, 2005. Foto: cortesía de la artista

Yolanda Herranz Pascual...NO, AÚN NO...

File

Dates: 
6 March 2020 - 14 June 2020
Place: 
MARCO, sala de proyectos,1ª planta
Hours: 
martes a sábados (festivos incluidos) de 11.00 a 14.30 y de 17.00 a 21.00, domingos, de 11.00 a 14.30
Production: 
MARCO, Museo de Arte Contemporánea de Vigo / Con la colaboración de: Diputación de Pontevedra

Con ...NO, AÚN NO..., de Yolanda Herranz, el MARCO da visibilidad a una artista más ocupada en animar y hacer posibles proyectos colectivos y presentaciones de grupo que en resaltar su trabajo individual, de una sorprendente coherencia.

La propuesta se centra en las obras en las que juega con el sentido y fuerza de los conceptos, con el poder del mensaje, de la intención. La palabra se convierte en dimensión y energía escultórica. Arranca con la serie “El mí y el tú”, de su proyecto Distancias y abismos (2004-7), en la que la rotundidad del mensaje se une a una refinada claridad visual: todo está pensado, medido. Nada sobra y la sucesión de mensajes crea un ritmo de secuencias, ecos y sentidos. La manera de resolver la obra tiene algo de bajorrelieve, de relato objetivo: no se trata de un poético “vivir en los pronombres” sino de afirmar o denunciar situaciones. Parten de la reflexión privada pero se convierten en voz pública, colectiva, leyenda. Junto a ellas, la versión XVI de Destierros (proyecto abierto en 2003) evoca ausencias y reclama presencias. Materiales y colores, aplicados de un modo uniforme, adquieren un carácter simbólico, insistiendo en el tono mágico del conjunto. La idea de los pasos perdidos, del caminar errante, de la búsqueda de destino, de la soledad en el grupo... de la identidad.

La exposición prosigue con obras producidas para esta ocasión: SOMOS mujeres y ESTAMOS aquí parte de una acción del mismo título (realizada en 2015) en la cual se recitan dos series de 690 palabras que empiezan por A, en femenino y plural, por orden alfabético, recogidas del diccionario de la RAE, referidas unas al ser y otras al estar de las mujeres. En vez de documentar la acción con fotografías, Yolanda Herranz la prolonga llevando la palabra a la pared, en vinilo rojo sangre: como conjunto y en su disposición tiene algo de manifiesto, y es natural recibirla como el paso de lo individual al tono coral. Un laberinto de texto en vinilo oro, …No, Aún No…, atrapa la mirada del espectador en su lectura infinita, modular, reiterada, a modo de voz que se confunde y multiplica en sus ecos.

Esta obra da paso al trabajo más novedoso. Cuando muchos siguen hoy la vía social y vindicativa abierta en su momento por artistas como Yolanda Herranz, ella se centra en la identidad personal, con una obra poética, íntima, drástica. Une textos y una serie de once autorretratos indagatorios. Frente al retrato como la mirada reconocida y complaciente del otro, el autorretrato como pregunta inquieta, mirada tensa, interior: si uno intenta perdurar en el tiempo el otro pregunta por la pérdida del presente y cuestiona o afirma la identidad. El arte sana / El arte cura (Autorretratos) es la respuesta de la artista a una situación personal de extrema zozobra, cuando percibe que lo que quiere desaparece: el arte le sirve para plantear preguntas que le permiten entender o al menos convivir con esa realidad esquiva.

Comisariado y publicación

La exposición, producida por el MARCO, ha sido comisariada por Miguel Fernández-Cid y Pilar Souto Soto. Con motivo de la misma se editará una publicación sobre la obra El arte sana / El arte cura (Autorretratos).

Agradecimientos

Un agradecimiento especial a Arancha Aguete de Pazos, Rosalía González Pousa, Wedyla Rodrigues de Alcántara y Ruth Rodríguez Gonzalo, estudiantes de la Facultad de Bellas Artes de Pontevedra (Universidad de Vigo), por su colaboración en el proceso de montaje de la exposición.

Exposición bibliográfica / Documentación

La Biblioteca-Centro de Documentación del MARCO presenta una muestra bibliográfica y documental con selección de catálogos y publicaciones relacionadas con la artista. El dossier documental, que reúne enlaces a artículos e información complementaria, está accesible para consulta en el propio espacio o desde la web del MARCO www.marcovigo.com en los apartados Biblioteca/Noticias y Exposiciones/Actuales.

Visitas y talleres para escolares


Para grupos de educación Infantil, Secundaria, Bachillerato, y otros centros de formación.
Colabora: Obra Social “la Caixa”
A partir del 17 de marzo de 2020
Lugar: salas de exposición y Laboratorio das Artes
Horario: de martes a viernes de 11.00 a 13.30 / Previa cita en el tel. 986 113900/113904

Información y visitas guiadas

El personal de salas está disponible para cualquier consulta o información relativa a la exposición, además de las visitas guiadas habituales:

Todos los días a las 18.00
Visitas ‘a la carta’ para grupos, previa cita en los tel. 986 113900 / 986 113904

Fotografía miniatura: Somos una prolongada espera (VIII), 2016-20. Texto y fotografía enmarcada, 90x90 cm

Summary

Mi esfera de interés vital y profesional es la Escultura y mis núcleos de creación e investigación artística se centran en: Texto, Cuerpo, Género, Identidad y Existencia.

Trabajo con toda la potencialidad poética del lenguaje. Mis propuestas incluyen al espectador y aúnan referencias pictóricas, objetuales y escultóricas desde una obra volcada sobre la palabra.

La creación supone, para mí, como artista, una búsqueda constante de la propia identidad a través de la obra, que se enmarca en diferentes problemáticas de lo humano.

Nuestro planteamiento de creación va recorriendo diferentes lugares donde habita la identidad, asumiendo, esta problemática, la búsqueda del ser desde ángulos de entrada y posicionamientos distintos. Estos tránsitos, siempre diversos, potencian la comprensión de un mundo de relaciones complejas.

Mis obras se proponen para que desde el concepto, la emoción y la utopía enuncien espacios de pensamiento:

  • Son enigmas que permiten transcender el materialismo y la naturaleza del objeto y la definición de lo escrito, son referencias veladas a lo humano, que aluden a lo espiritual.
  • Tratan de acotar un lugar dual de ambigüedad y definen un espacio implicado generando un campo de máxima abertura para la reflexión.
  • Son una visión personal del mundo, de lo otro, visto a través de ; es una visión que pretende ser rigurosa, lúcida y severa, y que opera en un campo de juego atravesado por una dirección con dos sentidos: ironía y paradoja.
  • Su mensaje es la resultante de la oscilación entre tres territorios: el poético, el conceptual y el crítico.

La escultura es el lenguaje en el que sitúo mi trabajo artístico, y es quizás —entre todos los territorios de creación tradicionales— la que más honda transformación sufre durante la época contemporánea, aunque el punto álgido de esta radical transformación se produjo a partir de mediados de los 60 a través de movimientos vanguardistas como el minimal, el povera, el Land Art y sobre todo el más radical: el arte conceptual, que postulaba la desmaterialización de la obra y la preponderancia de la idea frente a la materialización.

La escultura hoy cuenta poco como procedimiento y mucho como acontecimiento.

El arte es un arma muy poderosa. Como artista me planteo la responsabilidad que implica tener en las manos ese poder. El arte es un medio de transformación del yo y de lo otro.

Desde planteamientos que abordan como núcleo central las cuestiones de identidad y género, considero la escultura como un puente entre el yo y el mundo con incidencia directa en lo social.

Mi obra surge de un espacio de cuestionamiento en el que se asume la oscilación entre dos posiciones:

  • Mi compromiso con la vida (como ser humano y como mujer) 
  • La búsqueda de la coherencia conmigo misma (como mujer y como artista).

Concibo la “creación” como un nexo doble e indivisible que aúna “pensamiento” y “acción”.

Mis obras son un puente entre el “yo” y el “mundo” visto a través de lo social. En ellas se da una implicación total de mí misma y reflejan el posicionamiento vital y conceptual que asumo con la realidad en la que estoy inmersa.

El título de la exposición:

…NO, AÚN NO…

Define un vínculo que posee la máxima abertura: es un nexo donde el antes y el después se desconocen.

Es el lector-espectador el que al proyectarse en las ausencias, completa con sus experiencias esos vacíos.

…NO, AÚN NO… contiene una doble negación que opera como afirmación de una acción contenida.

La partícula Aún retiene el tiempo y los puntos suspensivos (...) del inicio y del final (...) dilatan y detienen la oración.

…NO, AÚN NO…

Implica: ruego, súplica, plegaria…

Ruego persistente… Plegaria infinita…

Mi trabajo artístico centra su reflexión en el espacio definido por las contradicciones originadas en la búsqueda de la “identidad”.

En la primera sala se presentan varias obras enmarcadas en el proyecto “Distancias y Abismos” que fue presentado en el año 2007 en una gran exposición: Pese al Paso del Tiempo, en Salamanca (en cinco salas) justo cuando cumplí 50 años. Las obras del proyecto “Distancias y Abismos” abordan la relación, siempre conflictiva, entre el Mí y el Tú, en la búsqueda y la construcción de la propia autonomía.

En la pared frontal estará una obra de extenso formato realizada en vinilo rojo sangre, titulada

SOMOS mujeres y ESTAMOS aquí.

En esta obra el material central es la palabra, y está conformada por 1.380 términos:

  • ESTAMOS: (690 palabras en femenino y en plural, articuladas por orden alfabético).

10 bloques con 69 palabras cada uno.

  • SOMOS: (690 palabras en femenino y en plural, articuladas por orden alfabético).

10 bloques con 69 palabras cada uno.

Algunas cuestiones referidas al texto que configura la performance:

Los 690 términos relacionados con la palabra ESTAMOS y los 690 términos relacionados con la palabra SOMOS, han sido seleccionados de entre las 12.012 palabras que contiene el diccionario de la RAE, comenzando por la letra “A”.

La letra “A” es la que incluye y define, en la lengua española, el género femenino (en los finales de las palabras).

En este texto cada palabra comienza con la letra A en mayúscula, y todos (los 1.380 términos) finalizan en femenino plural.

SOMOS mujeres y ESTAMOS aquí fue también mi primera performance y se configuraba como una oración, una recitación sonora en la que:

  • La declamación se instituía en plegaria y en afirmación,
  • La desmaterialización se confirmaba en voluntad,
  • La procesión se convertía en manifestación.

En ella, el sucesivo encadenamiento de la pronunciación de los vocablos conformaba nuestra letanía… Como en un mantra, la sonoridad de la verbalización desvanecía su materialidad, disolvía los significados y se revelaba en energía, en esta acción.

Cuando la obra se hace instalación, en su materialización, se encarna en vinilo rojo sangre y se formaliza en dos partes, que tienen que verse a la vez (la una frente a la otra).

El Proyecto SOMOS mujeres y ESTAMOS aquí, es una obra que es texto y es texto que es una obra:

Es palabra, en el texto escrito.

Es texto, en su registro en el libro.

Es dibujo, en su incursión sobre el papel.

Es pintura, en su irrupción sobre la pared.

Es escultura, en su intervención sobre la arquitectura.

Es instalación, en su integración sobre el muro.

Es acción, en su declamación y representación durante la performance.

SOMOS mujeres y ESTAMOS aquí es definición… oración, recitación, letanía… palabra, silencio...

Perseguimos la aprehensión del significado de lo que no se puede definir; aunque en la obra lo hemos intentado a través de las numerosas voces que se pronuncian…

SOMOS mujeres y ESTAMOS aquí es discurso… enunciación, pronunciación, manifestación… texto, desmaterialización...

Este proyecto ha logrado concretar una de mis proposiciones esenciales para las obras, que es alcanzar el máximo de significación con el mínimo de encarnación y de presencia.

En el centro de la primera sala presentamos una instalación escultórica de suelo realizada específicamente para esta exposición. La obra lleva por título: Destierros XVI, mide 17 metros y está conformada por más de 200 elementos que intervienen dialogando con la arquitectura y el lugar. El proyecto “Destierros” centra su reflexión en conceptos vinculados con el ser errante, el tránsito sin destino, el abandono, el alejamiento, la soledad, la ausencia, la pérdida…

En el inicio de la segunda sala aparece la obra titulada: …No, Aún No…, realizada en vinilo oro, y que da título a esta muestra. Ha sido concebida como un laberinto concéntrico y circular, que obligaba al espectador a realizar un recorrido visual continuo. La recitación de lo escrito acoge a cada lector en la red de nuestras interdependencias emocionales. Así, la repetición incansable y la circularidad inagotable del texto suscitan que la súplica persevere… en oración perpetua…

“…No …Aún…  No me dejes… No …Aún… No…”

Desamores y Abandonos

La segunda sala se articula a través de 11 dípticos enmarcados en el proyecto: “El Arte Sana / El Arte Cura” Serie: “Autorretratos”. Estas obras han sido realizadas específicamente para esta exposición en el MARCO.

Son once autorretratos enlazados con textos que prometen una introspección en las zonas sombrías.

En las siluetas discernimos rostros perplejos e imprecisos… innombrables, en los que la propia autora se reconoce.

El autorretrato tiene mucho de radiografía del espíritu que nos ayuda desvelar y a pensar sobre el sí mismo… sobre nosotros mismos.

En estas radiografías, resuenan ecos y negaciones que acogen un verde (esperanza) oscuro: nos abocan a vernos como somos:

Negruras tatuadas en el alma