rss feed Imprime esta páxina Envía esta páxina
Carlos Rial

Carlos Rial

Ficha

Fechas: 
25 mayo 2007 - 26 agosto 2007
Lugar: 
Espacio Anexo
Horario: 
martes a sábado de 11:00 a 14:00 e de 17:00 a 21:00; domingos, de 11:00 a 14:00
Producción: 
MARCO, Museo de Arte Contemporánea de Vigo
Comisariado: 
Agar Ledo

Obras en exposición

En su proyecto para el Espacio Anexo, Carlos Rial investiga sobre el significado de las intervenciones site-specific en el contexto museístico. El artista interviene en el lugar para devolvernos una realidad alterada a partir de objetos cotidianos: en este caso, cinco desatascadores gigantes que ocupan el espacio, adaptándose al cubo blanco en el que, aparentemente, no les correspondería estar.

Carlos Rial
Sin título, 2007
Instalación para el Espacio Anexo del MARCO
Escayola, hierro galvanizado

 

Artistas

Carlos Rial

Carlos Rial (Lage, Alemania, 1969; vive y trabaja en Dena, Pontevedra)


Exposiciones individuales (selección)
2007 Espacio Anexo del MARCO, Museo de Arte Contemporánea de Vigo
2005 Galería VGO, Vigo / Museo Barjola, Gijón
2003 Galería SCQ, Santiago de Compostela / Carlos Rial, 1991-2003, Centro Torrente Ballester, Ferrol
1999-2000 Escultura pública en la Plaza de la Hispanidad, Vigo
1998 Sala de exposiciones Caja Madrid, Pontevedra
1997 Atados, Transforma Espacio, Vitoria / Galería SCQ, Santiago de Compostela
1995 Embalaxes, Galería Sargadelos, Santiago de Compostela


Exposiciones colectivas (selección)
2007 Mapas, cosmogonías e puntos de referencia, Centro Galego de Arte Contemporánea (CGAC), Santiago de Compostela / Ununterbrochen, Die Linie, Basement. Viena, Austria
2006 Off/Fóra: Movementos imaxinarios entre Galicia e o Cono Sur, XXIX Bienal de Arte de Pontevedra / Arquivar tormentas. Colecciones ARCO y CGAC, Centro Galego de Arte Contemporánea (CGAC), Santiago de Compostela / Sen Xeración, Auditorio de Galicia, Santiago de Compostela
2005 Identidades, II Encuentro Internacional de Artistas Independientes, Morelia, Michoacán, México / Adosados, Fundación Granell, Santiago de Compostela / Latitudes III, Fundación Caixa Galicia, Ferrol
2004 Galería Metta, Madrid
2003 De Novo, Galería Sargadelos, Santiago de Compostela
2002 Vinte anos vinte escultores. Galiciaescultura, Centro Torrente Ballester, Ferrol / Harlech Biennale of Contemporary Art, Harlech, Gales, Reino Unido
2001 VIII Bienal de Artes Plásticas "Ciudad de Pamplona", Pamplona
1999 VII Bienal de Artes Plásticas "Ciudad de Pamplona", Pamplona / Novos Camiñantes, Palacio de Congresos y Exposiciones, Pontevedra / VI Mostra Unión Fenosa, Estación Marítima, A Coruña
1997 De Asorey ós noventa. A Escultura moderna en Galicia. Auditorio de Galicia, Santiago de Compostela
1995 y 1993 Novos Valores, Museo de Pontevedra

Texto curatorial

El hecho de encontrarnos frente a un objeto cotidiano en un contexto artístico es algo superado tras la asimilación de las prácticas del readymade. El valor simbólico que adquiere un objeto a partir de su descontextualización –por el hecho de perder su carácter práctico y funcional– ha ocupado el pensamiento de Carlos Rial desde la presentación de sus primeros trabajos, en los que la figura humana funcionaba como metáfora de la condición humana, de las estructuras sociales, de esa percepción dirigida que domina nuestra forma de mirar. Si hay algo que caracteriza su obra es la ironía, la intención subversiva y desafiante de emplazar al espectador frente a algo que le resulta familiar y que, alterado –siempre dentro de la herencia minimalista que poseen sus trabajos– le obliga a cuestionar cuál es la función, no del objeto que tiene ante sí, sino de sí mismo como participante activo en el contexto en el que convive con la obra.

En su afán por cuestionar la realidad desde la realidad misma, el artista altera la naturaleza de la escultura. Si bien parte de aquella primera intención subversiva del objeto que, emplazado en un contexto museístico, adquiría nuevos significados, su trabajo se entiende a partir del estudio de la sala de exposición. Carlos Rial construye espacios, novedosos, intrigantes, al modificar las coordenadas habituales e implicar al espectador en la lucha contra la realidad preconcebida, la que evoca el objeto cotidiano. El molde –que no está, pero estuvo– sugiere el vacío, el intersticio entre ser y no ser, el paso de la realidad al simulacro –que el artista prefiere llamar reflejo- que la suplanta, que la derroca. El proceso es parte fundamental del resultado, el fin último, entendido como el momento en el que el objeto se funde con el trasfondo teórico que el artista maneja durante la creación, desde la primera maqueta hasta el encuentro entre la pieza y el espectador. El acto de esculpir, el manejo de los materiales y la relación espacial que cada una de sus obras guarda con el entorno para el que son creadas, definen su discurso entre lo conceptual y lo objetual, siempre unido a la tradición figurativa que defiende desde el principio de su carrera.

En este proyecto específico para el Espazo Anexo, Carlos Rial investiga sobre el significado de las intervenciones site-specific en el contexto museístico. El artista interviene en el lugar para devolvernos una realidad alterada, invitándonos a reflexionar a partir de objetos cotidianos. Cinco desatascadores sobredimensionados aparecen adaptados al espacio; no sólo lo ocupan, se pliegan ante él mediante la presión y el vacío, en un intento de ceñirse al cubo blanco en el que, atendiendo a su naturaleza, no les correspondería estar.

El cubo blanco, como espacio neutro, nace en la modernidad para potenciar la autonomía de la obra de arte, aislándola de su contexto, un contexto que sin embargo está siempre cargado de connotaciones sociales e ideológicas; un entorno que no es neutro, un cubo blanco que no existe como tal. Los objetos de Carlos Rial hacen un guiño al espectador, que percibe el esfuerzo por adaptarlos al lugar, por estar dentro. Los conceptos ‘dentro’ y ‘fuera’, que el artista explora en otras piezas, están íntimamente ligados al museo como institución legitimada para exponer arte. El artista los utiliza como punto de partida en una obra hecha-específicamente-para-el-lugar, cuyo discurso se centra en las estructuras de poder institucionales. Paradójicamente, el elemento elegido pierde su poder al musealizarse.

Botellas, chimeneas, torres de vigilancia, dados, o peones, han ido definiendo la producción artística de Rial desde sus primeros trabajos. Aquellos objetos reconocibles sugerían siempre cierta desconfianza por la apariencia que adquirían apilados, alineados, enfrentados entre sí o ubicados en el punto de fuga hacia el que el espectador dirigía su mirada. Ahora, lo que nos incomoda son ventosas; ¿qué hay sino ironía en la elección? Rial juega con el uso predeterminado y único que entendemos poseen estos objetos, abriéndonos la posibilidad de buscar símiles o referencias derivadas de la elección del motivo (ya disfuncional), cuya representación (resignificación) se nos ofrece para destruir la idea de escultura estática, aislada, para romper la jerarquía piramidal establecida –nuestro dominio ante el objeto– e implicarnos en un juego de poderes. Explorando las posibilidades y los límites de la escultura, nos invita a cuestionar aquello que queda tras el objeto, indicios de la presencia inmaterial, de la realidad que existe tras el acto primero de mirar.


Agar Ledo Arias
Comisaria de la exposición

Texto artista

"... para el proyecto del MARCO sigo jugando con elementos ‘desproporcionados' y de uso cotidiano, en este caso con desatascadores; provoco que una pieza entre dentro de la otra, en una especie de lucha... También intento jugar con el espacio del Anexo a modo de contenedor propio de las piezas; ‘de ahí esa dimensión'. Otra cosa que me parece importante es que he tratado de reflejar esto mismo en otras piezas, como por ejemplo la botella, o la garita en la galería... de algún modo se trata de que la sobredimensión de las piezas intimide al espectador, como un elemento de uso cotidiano que todo el mundo conoce o tiene en casa, y que de repente se impone, se revela, dejando de ser un objeto de aparencia desapercibida a objeto impositor..."

 

Carlos Rial, abril 2007

Comisariado

Agar Ledo


Agar Ledo
es responsable de exposiciones del MARCO, Museo de Arte Contemporánea de Vigo, donde ha dirigido y coordinado los proxectos expositivos durante una década. Ha comisariado exposiciones de artistas como Ánxel Huete, Grace Schwindt, Gintaras Didžiapetris, Patricia Esquivias, Pedro Barateiro, Carlos Bunga o Diego Santomé, además de propuestas centradas en el análisis de la producción cultural en Galicia y en las implicaciones sociales y políticas que rodean la práctica artística. Con un Máster en museología y estancias de formación en Fred Jones Jr. Museum of Art (Norman, OK), Le Consortium (Dijon), Musée d’art contemporain de Lyon e ICI-Independent Curators International (Nueva York), su carrera profesional ha transcurrido en espacios como el CGAC (Santiago de Compostela, 1998-2004), la Fundación Luis Seoane (A Coruña, 2005) o la primera BIACS (Sevilla 2004-2005), donde trabajó como coordinadora en el equipo del que fue uno de los más visionarios comisarios e historiadores del arte del siglo XX: Harald Szeemann. Escribe regularmente en publicaciones especializadas y es miembro del Consejo de redacción de la revista Grial. Imparte docencia en distintos cursos de posgrado, como el Máster en Arte Contemporáneo, creación e investigación (UVigo, 2016-2017), el Curso de Experto Universitario en Gestión Cultural (USC, 2015-2017) o el Máster en Arte, Museología y Crítica Contemporáneas (USC, 2008-2012). Es miembro de la IKT-International Association of Curators of Contemporary Art e investigadora en el Departamento de Historia del arte de la Universidad de Santiago de Compostela, en la que completa su tesis doctoral: una revisión de la escena del arte en Galicia durante los anos setenta, década marcada por los últimos tiempos del franquismo y por la Transición.