rss feed Imprime esta páxina Envía esta páxina
FRANCISCO LEIRO. Lo antropomórfico, 1986-2022

FRANCISCO LEIRO. Lo antropomórfico, 1986-2022

Ficha

Fechas: 
22 abril 2022 - 16 octubre 2022
Lugar: 
Salas de exposición de la planta baja
Horario: 
martes a sábados (festivos incluidos) de 11.00 a 14.30 y de 17.00 a 21.00, domingos, de 11.00 a 14.30
Producción: 
MARCO, Museo de Arte Contemporánea de Vigo
Comisariado: 
Miguel Fernández-Cid

Este proyecto, con el que el MARCO continúa su línea de exposiciones de producción propia, plantea una revisión de la obra de Francisco Leiro (Cambados, Pontevedra, 1957) a lo largo de las tres últimas décadas; un trabajo centrado en lo antropomórfico, que es sin duda uno de los ejes de su producción. Dejando a un lado cualquier sentido o intención cronológica, artista y comisario buscan trazar la relación de las obras con los peculiares espacios de la planta baja del MARCO, recurriendo para ello tanto a obras ya realizadas como a piezas de nueva producción, específicas para esta muestra.

Desde la presencia imponente de la Dama de Navalcarnero, situada en el panóptico, las criaturas de Leiro van apropiándose de los espacios de la planta baja. Escorredoiras, Pavitas, Androias, Jaivotas, Homes de pau, Danzantes y Ceboliños pueblan las salas, en un montaje que permite ir trazando recorridos y descubriendo múltiples conexiones entre las piezas, y facilitando el diálogo entre éstas y el visitante.

Esculturas en granito, bronce y madera; maquetas y collages dialogan con la monumental arquitectura de los patios, con el espacio mágico del panóptico, con el formato más tradicional de las galerías, y con las salas perimetrales, de modo que el público perciba los distintos juegos de escala y materiales en los que se desarrolla una de las esculturas más personales del arte europeo de esta época.

La muestra, que ha supuesto un gran esfuerzo de producción y montaje, ha sido posible gracias a la labor de selección en el taller del artista, y al préstamo de obras por parte de instituciones y coleccionistas privados.

INFORMACIÓN GENERAL / DOCUMENTACIÓN / ACTIVIDADES

Documentación

La Biblioteca-Centro de Documentación del MARCO ha preparado un dossier documental, que reúne enlaces a artículos e información complementaria sobre el artista, accesibles para consulta desde la web del MARCO www.marcovigo.com en los apartados Biblioteca/Noticias y Exposiciones/Actuales.

Programación para escolares

Colabora: Obra Social “la Caixa”
Hasta el 17 de junio de 2022
Horario: de martes a viernes de 11.00 a 13.30 / Previa cita en los tel. 986 113900 Ext. 100/ 986 113908

Talleres infantiles

Colabora: Obra Social “la Caixa”
Hasta el 28 de mayo de 2022
Horario: sábados de 11.00 a 12.30 (de 3 a 6 años) y de 12.30 a 14.00 (de 7 a 12 años)
Previa inscripción: tel. 986 113900 Ext. 100 / 986 113908 / email: recepcion.marco@gmail.com

Talleres de verano para público infantil

Colabora: Obra Social “la Caixa”
Del 5 al 29 de julio de 2022
Horario: de martes a viernes de 12.00 a 14.00
Previa inscripción: tel. 986 113900 Ext. 100 / 986 113908 / email: recepcion.marco@gmail.com

Información y visitas guiadas

El personal de salas está disponible para cualquier consulta o información relativa a la exposición, además de las visitas guiadas habituales: todos los días a las 18.00 / Visitas ‘a la carta’ para grupos, previa cita.

Rutas interactivas a través de la App Vigo

El nuevo sistema de rutas interactivas a través de la App Vigo permite a los visitantes acceder a todo tipo de contenido sobre la exposición (vídeos, imágenes, información específica sobre las obras), sea en el propio espacio mediante los beacons o dispositivos bluetooth situados en salas, o en cualquier otro lugar, siguiendo la ruta desde la pantalla del móvil unha vez descargada la aplicación, o a través de la web del Concello de Vigo.

Artistas

Francisco Leiro


Francisco Leiro está considerado como uno de los artistas más representativos del panorama artístico actual. Nacido en 1957 en Cambados, Pontevedra, en la actualidad vive y trabaja entre Nueva York, Madrid y Galicia.

Hijo y nieto de artesanos ebanistas, desde muy temprana edad conoció de cerca el trabajo en madera. Junto a su faceta autodidacta, a mediados de los setenta se forma en la Escuela de Artes y Oficios de Santiago de Compostela, que completa con estudios en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando, en Madrid. Su obra como escultor combina la utilización de materiales clásicos como el granito y la madera con otros de origen sintético como resinas, fibra de vidrio, vinilo, o poliéster.

Su trayectoria artística comienza en la década de los setenta, con su primera exposición en la Sociedad Cultural de Cambados en 1975. En 1983 es invitado a participar en la última de las exposiciones del grupo Atlántica, que se propuso como una iniciativa de renovación de las artes plásticas gallegas. En 1985 representa a España en la Bienal de São Paulo, Brasil, y viaja a Grecia y México para estudiar in situ la escultura arcaica. En 1987 se traslada a vivir a Nueva York gracias a la concesión de una beca Fullbright, y poco después empieza a trabajar con la galería Marlborough. Desde entonces su obra se exhibe regularmente en las diversas sedes de esta galería así como en museos nacionales e internacionales.

Su trayectoria incluye un amplio programa de exposiciones individuales y colectivas, entre las que cabe destacar: Leiro (CAC, Málaga, 2017), Os traballos e os días (Abanca, Pontevedra, 2016), Purgatorio (Galería Marlborough, Madrid, 2014), Human Resources (Marlborough Gallery, Nueva York, 2013), Francisco Leiro. Celebrando el Códice Calixtino (Palacete de las Medonza, Pontevedra, 2010), El Jardín de las Delicias. El Romeral de San Marcos (Segovia, 2007), Compaña (Galería Marlborough, Madrid, 2006), Diálogos de Silencio (Dag Hammarskjold Plaza, Nueva York, 2005), Caracteres (Instituto Cervantes, Nueva York, 2005), Leiro (Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Madrid, 2004) o la muestra itinerante organizada por SEACEX en 2003 y 2004 (Galería Nacional de Arte Extranjero de Sofía -Bulgaria- y Museo Nacional de Bellas Artes de Santiago de Chile). En su faceta de escultor en el espacio público, desde finales de los años ochenta ha recibido encargos de intervenciones en distintos lugares de Galicia (Vigo, Pontevedra, Santiago de Compostela, A Coruña), Cantabria, Madrid, y Francia.

Su obra está presente en museos y colecciones públicas y privadas, como Auditorio de Galicia, Santiago de Compostela; CAAM Centro Atlántico de Arte Moderno, Las Palmas de Gran Canaria; Centro de Arte Caja de Burgos; CGAC Centro Galego de Arte Contemporánea, Santiago de Compostela; Colección Abanca, A Coruña; Colección Afundación, Vigo; Colección Unión Fenosa, Madrid; Fundación Coca-Cola, Madrid; Fundació la Caixa, Barcelona; Fundación Telefónica, Madrid; MACBA Museo de Arte Contemporáneo, Barcelona; Museo de Arte Contemporáneo Patio Herreriano, Valladolid; Centro Cultural São Lourenço, Almancil, Portugal; Grounds for Sculpture, New Jersey, Estados Unidos; Museo Marugame Hirai, Kagawe, Japón; Stedelijk Museum, Ámsterdam, Holanda; Akron Art Museum, Ohio, Estados Unidos.

Entre los premios y distinciones recibidos se cuentan la Medalla de oro de Galicia (2016), Premio Nacional da Cultura Galega (2008), Medalla a las Bellas Artes de la CEOE (2003), y Medalla Castelao, Xunta de Galicia (2000). En febrero de 2022 es nombrado miembro de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.

Texto curatorial

“Lo antropomórfico” reúne una amplia selección de esculturas en las que Francisco Leiro otorga cualidades o rasgos humanos a animales o cosas, de sus piezas menos narrativas.

Si bien no es una muestra retrospectiva, incluye obras realizadas entre 1986 y hoy porque, desde hace décadas, sus exposiciones son, a la vez, un repaso a sus claves y una muestra de sus últimos trabajos. Leiro entiende cada ocasión como un reto, un desafío, en el que lo primero que se plantea es cómo ocupar el espacio. Recorriendo las salas imagina qué obras mostrar e incluso el modo de hacerlo, y de esa primera imagen surge el boceto de una propuesta que luego debate pero que suele ajustarse mucho al resultado final.

Leiro se dio a conocer a finales de los años setenta, con obras de una figuración calificada de surrealizante por su libertad formal e iconográfica, aunque es en los ochenta cuando alcanza un reconocimiento que no ha dejado de crecer. En unos años de exaltación pictórica, expresiva, de gesto, materia y mucha facilidad para convocar imágenes, es de los escasos escultores de su generación que logra hacerse un hueco en exposiciones y debates. Mientras unos le reconocen haber sabido investigar en la tradición local para plantear un lenguaje personal, su curiosidad le lleva a investigar en el origen de soluciones formales muy distintas, empezando por las más próximas, como son el románico o el barroco gallego, pero siempre en relación con las propuestas contemporáneas.

La arquitectura, el diseño o civilizaciones alejadas de su entorno son también objeto de su interés, analizando siempre cuestiones tridimensionales: la firmeza de las edificaciones de costa, una presencia a la que el ser ruinas le añaden un elemento mágico, simbólico; el movimiento que introduce Simón Rodríguez en sus fachadas y retablos, llevando los pesos a la parte superior; el modo casi íntimo con el que Asorey conjuga lo monumental y lo próximo, su manera de trabajar las escalas; la brusca monumentalidad de la escultura mexicana; el modo de funcionar de los objetos cotidianos… La actitud de Leiro es de conversación, de diálogo: con la escultura histórica y con la actual, vistas siempre en directo; su análisis, metódico y visceral.

Al final, pese a la fuerza local de algunas claves para entrar en su trabajo, la obra de Leiro, junto a las de Juan Muñoz, Thomas Schütte o Stephan Balkenhol es imprescindible para entender las salidas de la mejor escultura figurativa europea del final del siglo XX.

Entre los elementos que definen e individualizan claramente su obra está la presencia de una especie de tradición oral (también visual, por supuesto) en el origen de muchas de sus composiciones. Y de la mitología, culta y popular, de dichos y proverbios, del conocimiento desde lo rural: pocos escultores tienen su capacidad, incluso su facilidad, para llevar a lo tridimensional esa especie de haikus de la paradoja que son los nombres e historias populares. Menos aún los que saben radicalizar su propuesta por defender su contemporaneidad.

En 1991, cuando realizó un balance de su obra, la agrupó en tres bloques: figuras, esculturas y cosas. Consciente de que muchas podrían estar amparadas en varias categorías, lo que defiende son las intenciones, los debates que encierran. El sentido más narrativo de las figuras, los problemas tridimensionales resueltos desde la escultura, las obras que tienen mucho de objetos.

Las reunidas en “Lo antropomórfico” tienen su punto de arranque en sus viajes a México, en el momento en que decide abrir estudio primero en Madrid y después en Nueva York, buscando nuevos diálogos y estímulos. En México le sorprende la escultura azteca, sus formas quebradas, su dureza, incluso su natural crueldad. Empieza a plantear obras esquemáticas, que reúnen situaciones de enfrentamiento, de dolor: la lucha entre el cuerpo orgánico y el elemento metálico que lo atormenta, en los jamoneros; el cuerpo roto, quebrado, al caer sobre una piedra, caso de Carroña y origen de esculturas posteriores. O la serie de pavitas, que arranca con Guajolote, que se apoyan en tres puntos, en una solución que les da al tiempo dinamismo y estabilidad.

En esta exposición, pensada para el MARCO, Leiro preparó obras con las que responder, a veces desde la paradoja, a sus peculiares espacios; no en vano es uno de los escultores con más sentido del espacio, con más soltura urbanística.

Miguel Fernández-Cid
Comisario de la exposición